Ceremonia Dedicada a Advanced LIGO

Ceremonia dedicada a Advanced LIGO El acto dedicado al proyecto Advanced-LIGO, una gran mejora que incrementará por 10 la sensibilidad de los instrumentos en los observatorios de ondas gravitacionales por interferometría láser (LIGO, por sus siglas en inglés) y que aumentará por mil el número de candidatos astrofísicos de señales de ondas gravitacionales, tuvo lugar el 19 de Mayo de 2015, en una ceremonia en las instalaciones de LIGO Hanford, en Richland (estado de Washington), en el noroeste de los Estados Unidos.

LIGO fue diseñado y es operado por Caltech y MIT, con fondos de la Fundación Nacional de Ciencia de los EE.UU (NSF, por sus siglas en inglés). Advanced LIGO, también financiado por la NSF, empezará sus primeras búsquedas de ondas gravitacionales este otoño.

Hemos pasado los últimos siete años montando el detector de ondas gravitacionales más sensible que nunca se ha construido. La puesta en marcha de los detectores ha ido extremadamente bien hasta ahora y estamos ansiosos de que comience el primer periodo de observación con Advanced LIGO a finales del 2015. Este es un momento muy emocionante para este campo", dijo David H. Reitze, director ejecutivo del proyecto LIGO.

"Advanced LIGO representa un paso sumamente importante hacia adelante en nuestro esfuerzo continuo para comprender los extraordinarios misterios de nuestro universo", dice France Córdova, director de la NSF. "Le da a los científicos un instrumento altamente sofisticado para detectar ondas gravitacionales, las cuales creemos llevan consigo información sobre sus orígenes dinámicos y sobre la naturaleza de la gravedad que no puede ser obtenida con instrumentos astronómicos convencionales."

Predichas por Albert Einstein en 1916, como una consecuencia de su teoría de la relatividad general, las ondas gravitacionales son ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo producidas por eventos violentos en el lejano universo; por ejemplo, por la colisión de dos agujeros negros o de los núcleos de una explosión de supernova. Las ondas gravitacionales son emitidas por masas aceleradas, de la misma manera que las ondas de radio son producidas por la aceleración de partículas cargadas eléctricamente.

A pesar de que aún no se han detectado directamente, la influencia de las ondas gravitacionales en un sistema de púlsar binario (dos estrellas de neutrones que orbitan entre sí) ha sido medida con gran precisión y está en excelente acuerdo con las predicciones teóricas. Por eso, los científicos están casi seguros de que las ondas gravitacionales existen. Pero una detección directa confirmaría la predicción de Einstein y abriría una nueva ventana a los cataclismos del cosmos.

LIGO fue propuesto originalmente como un medio para detectar estas ondas gravitacionales. Cada uno de los interferómetros con forma de L de 4 km de LIGO (uno en Hanford y otro en Livingston, Louisiana) utiliza un rayo láser que es separado en dos haces que recorren de un lado a otro los largos brazos (que son tubos en los que se ha hecho el vacío). Estos haces se utilizan para controlar las distancias entre los espejos configurados muy precisamente. De acuerdo con la teoría de Einstein, la distancia relativa entre los espejos cambiará muy poco cuando una onda gravitacional pase a través de ellos.

La configuración original de LIGO era lo suficientemente sensible como para detectar un cambio de una milésima parte del tamaño de un protón en la longitud de los brazos de 4 km; hecho comparable a medir la distancia de la Tierra a la estrella más cercana (a tres años luz) con una precisión de la anchura de un cabello humano. Advanced LIGO, que utilizará la infraestructura de LIGO, será 10 veces más sensible.

El aumento de más de un factor de 10 en la sensibilidad viene acompañado también de un incremento significativo del rango de frecuencias sensibles. Esto permitirá a Advanced LIGO ver los últimos minutos de la vida de parejas de agujeros negros masivos a medida que se acercan, fundiéndose en un único agujero negro y vibran como dos burbujas de jabón volviéndose una. Esta mejora también permitirá identificar con precisión las señales periódicas de muchos púlsares conocidos que irradian en el rango de 50 a 1000 Hertz (frecuencias que corresponden a las notas agudas de un órgano).

Advanced LIGO también se utilizará para buscar el fondo cósmico de ondas gravitacionales, permitiendo probar teorías sobre el desarrollo del universo solo 10-35 segundos después del Big Bang.

La investigación de LIGO es llevada a cabo por la Colaboración Científica LIGO (LSC, por sus siglas en inglés), un grupo formado por unos 950 científicos pertenecientes a diversas universidades de EE.UU. y otros 15 países. La red LSC incluye los interferómetros LIGO y el interferómetro GEO600, situado cerca de Hannover (Alemania). La LSC trabaja conjuntamente con la colaboración Virgo (que diseñó y construyó el interferómetro Virgo de 3 km en Cascina, Italia), para analizar datos de los interferómetros LIGO, GEO y Virgo.

Una foto de la ceremonia de dedicación

Una foto de la ceremonia de dedicación. De izquierda a derecha: Director de LIGO David Reitze, director de la NSF France Córdova, presidente de Caltech Thomas Rosenbaum. Autor de la foto: Kim Fetrow.