Introducción a LIGO y a las ondas gravitacionales

Newton, Einstein y las ondas gravitacionales


Portada delPhilosophiæ Naturalis Principia Mathematica de Newton, que se publicó el 5 de julio de 1687 y que contiene la primera ley de gravitación universal.
Visualización en 3D de las ondas gravitacionales producidas por
     dos agujeros negros
A mucha gente le es familiar la historia de la “manzana de Newton” - un día, mientras estaba sentado debajo de un árbol, Newton observó una manzana que caía y se dio cuenta de que la luna que él veía en el cielo estaba en órbita alrededor de la Tierra debido a la misma fuerza que hacía a la manzana caer. Esta fuerza es la gravedad, y Newton reconoció que la gravedad actúa a distancia sin contacto físico - al fin y al cabo, nada estaba tocando la famosa manzana para hacerla caer. La materia siente la fuerza de la gravedad porque cada cuerpo con masa tiene su propio campo gravitatorio, que se suma al resto de campos en el universo. De acuerdo con la teoría de la gravedad de Newton, cuando un objeto masivo cambia de lugar, todo el campo gravitatorio a lo largo del universo cambia de forma instantánea, y las fuerzas gravitatorias resultantes cambian instantáneamente de acuerdo con él.

Sin embargo, la teoría de la relatividad general de Einstein - la descripción de la gravedad más comúnmente aceptada - asegura que ninguna información puede viajar más rápido que la velocidad de la luz, incluyendo la información acerca de las posiciones de las masas en el universo, que se comunica mediante el campo gravitatorio. La relatividad general predice un cambio en el campo gravitatorio que se propaga por el universo a la velocidad de la luz. Justamente estos cambios en el campo gravitatorio son las ondas gravitacionales.


» Siguiente: "Ondas en el espacio-tiempo"