Introducción a LIGO y a las Ondas Gravitacionales

Uso de múltiples detectores


Vista aérea del detector LIGO en Livingston, Louisiana. [Imagen: LIGO]

LIGO Livingston Observatory, LA
Se necesitan múltiples interferómetros para detectar y ubicar las fuentes de ondas gravitacionales (excepto las señales continuas) con confianza, dado que no se pueden realizar observaciones direccionales con un único detector como LIGO, que es sensible a grandes porciones del firmamento al mismo tiempo.  Las ondas gravitacionales viajan a una velocidad finita, que se supone que es la velocidad de la luz.  Esto provoca un retraso (de unos 10 milisegundos) en la detección entre los dos detectores de LIGO.  Utilizando este retraso y el retraso entre LIGO y sus socios internacionales se puede ayudar a encontrar la ubicación exacta de la fuente de ondas gravitacionales en el firmamento.   El uso de múltiples detectores también puede ayudar a distinguir candidatos a ondas gravitacionales causados por fuentes locales, como árboles que caen en el bosque o incluso un técnico al que se le cae un martillo en el emplazamiento del detector.   Claramente, estos acontecimientos no son ondas gravitacionales, pero puede que se parezcan mucho a ellas.  Si un candidato a onda gravitacional se observa en un detector pero no en los otros dentro del tiempo que tarda la luz en viajar de uno a otro, el candidato se rechaza.

» Siguiente:  Un interferómetro